martes, 19 de enero de 2016

Los mejores discos INTERNACIONALES del 2015 según MUZIKALIA

Otra de mis webs de referencia no falta a su cita con lo mejor del año, y nos deja sus mejores 40 discos del año 2015.
Aqui os dejamos solo el top ten.
Entre mi lista y la suya solo coincido con dos de esos diez discos.

Un año más, la cosecha internacional de discos ha hecho posible que convivan en armonía artistas de muy diferente índole, y sin que la coherencia de una pueda intervenir en la de la otra. No ha sido nada fácil poner de acuerdo a toda la redacción de la revista, pero el consenso ha llegado y esta es la lista de los mejores discos internacionales de 2015 para Muzikalia.

10. FOALS – WHAT WENT DOWN

Lo que dijimos: En su ya consistente trayectoria, Foals empezaron jugando a mezclar influencias funk y ramalazos post-punk con bajos robustos en primer plano (Antidotes, 2008) para, a continuación, sorprender con un osado y escapista Total Life Forever (2010) que los reforzó en su apuesta por el riesgo y la aventura, dando la espalda a una posible plataforma hacia el éxito. Confiados y seguros de que podía ser su momento, apostaron a caballo ganador con su álbum más ambicioso a nivel comercial y de sonido menos personal(Holy Fire, 2013).

9. JAMIE XX – IN COLOUR

Lo que dijimos: El triunfo de The XX, un trío de jóvenes londinenses de lo más normal, sin aparente atractivo estético ni nada que los hiciera parecer cool, fue el triunfo de la música hecha con lo mínimo y destinada a lo máximo, esto es, a emocionar. Música repleta de vacíos, de espacios que llenar con la imaginación, de recovecos por los que perderse, de latidos asimétricos. En su armazón se apreciaban toneladas de sinceridad. Nada de imposturas, ajenos a las modas, lejos de lo coyuntural.

8. KURT VILE – BELIEVE I’M GOIN’ DOWN

Lo que dijimos: A la chita callando, Kurt Vile se ha trabajado una sólida discografía desde su salida de The War On Drugs. Seis álbumes en siete años y una sensación de crecimiento entre uno y otro que culminó en una obra mayor como fue Wakin’ On A Pretty Daze (2013) y que encuentra  en este B’lieve I’m Goin’ Down (2015) una notable secuela, en lo que viene a ser un compendio de todas las virtudes desarrolladas hasta ahora.

7. NATALIE PRASS – NATALIE PRASS

Lo que dijimos: En estos tiempos que corren, donde la rapidez se impone, cuesta creer la historia del debut de Natalie Prass. Las canciones que lo forman fueron compuestas hace seis años y grabadas hace tres, pero solo ahora han visto la luz. La explicación es que en Spacebomb estaban muy ocupados con Big Inner, álbum de Matthew E. White. El dueño del sello, claro.
the-waterfall-my-morning-jacket-album-cover-art

6. MY MORNING JACKET – THE WATERFALL

Lo que dijimos: Jim James y compañía funcionan como habitual seguro de fiabilidad y así, cuatro años después del glorioso Circuital (2011), regresan con una nueva obra mayúscula. En esta ocasión los norteamericanos descorren cortinas y abren ventanas para que la luz entre en apogeo, presentando un disco tan esplendoroso y tremendamente poderoso como The Waterfall (2015).

5. FATHER JOHN MISTY – I LOVE YOU HONEYBEAR

Lo que dijimos: Josh Tillman, el hasta hace poco batería de Fleet Foxes, se ha casado recientemente. Es lógico pensar que, en una situación así, uno debe rebosar de alegría y felicidad. En las primeras escuchas de I love you honeybear (Bella Union/Pias, 2015), segundo álbum de Tillman bajo el alias de Father John Misty, así lo parece. La mayoría de canciones suenan a música celestial, a folk de Laurel Canyon, a California bucólica.

4. BLUR – THE MAGIC WHIP

Lo que dijimos: Durante las últimas temporadas Blur habían venido ofreciendo una selectiva serie de conciertos, por lo que en realidad parecía cuestión de tiempo que decidiesen regresar también al estudio, máxime cuando no hace tanto que entregaron el doble single Under The Westway/The Puritan (2012). En cualquier caso, la noticia acerca de un nuevo álbum de los británicos doce años después de Think Tank(2003) y dieciséis después de 13 (1999) -último hasta la fecha con el guitarrista Graham Coxon- generaba inmediatamente unas importantes expectativas, reafirmadas poco después en base a inspirados adelantos.

3. SUFJAN STEVENS – CARRIE & LOWELL

Lo que dijimos: Dedicado a Carrie (su madre) y Lowell (su padrastro), Sufjan entrega un trabajo sorprendentemente honesto y personal en el que hace terapia y examina en público sus sentimientos respecto a la vida, la muerte, el perdón, el dolor, la aceptación o la pérdida. Carrie & Lowell es un trabajo desgarrador. Porque la historia es cruda y dolorosa.

2. TAME IMPALA – CURRENTS

Lo que dijimos: Escuchas Currents (2015), el tercer y más reciente disco de Tame Impala y tienes inmediatamente la impresión de estar ante uno de los grandes discos del año -con permiso de Beach House y Destroyer, que pronto se irán uniendo a este selecto club-.

1. COURTNEY BARNETT – SOMETIMES I SIT AND THINK, AND SOMETIMES I JUST SIT

Lo que dijimos: Tras la cortina de la autenticidad se esconde muchas veces el viejo truco del “nada por aquí, nada por allá“; lo que desnuda el humo cuando desaparece suele resistir pocos análisis mínimamente rigurosos. Sin embargo, hay ocasiones en las que la autenticidad, el genio, la excepcionalidad,… todo lo intangible en lo que se fundamenta la venta ambulante de charlatán viste con lustro una percha fascinante. Es el caso de Courtney Barnett, cuyo halo encantador tiene, además, una réplica fantástica en el apartado musical.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Coleccionando vinilos - 97 - WARSAW "Warsaw" (1980)

Que difícil e incomprensible es, en este mundo de Google, de encontrar información sobre el debut de Warsaw. Me gusta jugar a mi a que la...