Echando la vista atrás (13-11-2011) - TORI AMOS "Night of hunters" y ADELE "21"

UN TRECE DE NOVIEMBRE ME DIO POR PONERME TONTORRÓN Y HABLAR DE DOS VOCES DE ESAS QUE PONEN LA PIEL DE GALLINA. ME OLVIDÉ UN POCO DE LO SUPERVENTAS QUE SON (SOBRE TODO ADELE) Y TOMANDO COMO ARGUMENTO LAS RUPTURAS SENTIMENTALES UNÍ EN UNA MISMA ENTRADA ESTOS DOS DISCOS.




 

 

Ya lo he dicho muchas veces, pero la última fue hace menos de una semana al hablar de Coque Malla, pero lo repito.

LOS DISCOS SOBRE RUPTURAS SENTIMENTALES SON LOS QUE MAS ME GUSTAN. SE ABORDAN SENTIMIENTOS ENFRENTADOS, HAY EMOCION, DOLOR, PASION, INCOMPRENSIÓN... Y SIEMPRE LE DAN UNA UNIDAD AL DISCO QUE LO HACE ESPECIAL.

Hoy quiero hablar de dos discos que tratan rupturas sentimentales, pero salto el charco de la independencia y me voy al mainstream, a las superventas, a los discos que aún vender discos con ventas superiores a las 6 cifras como es el caso de Adele, superiores a las 7 cifras.

Algo impensable en el día de hoy.

Adoro escuchar discos "sucios", ya sea rock, pop, ambiental o electrónica, pero siempre enmarañados, "aparentemente espontáneos aunque muy trabajados" y en definitiva, música carente de inmediatez.

Pero de vez en cuando, algún lado puro de mi interior me pide escuchar algo "clásico", sonido perfecto, limpio... y más de una vez me he encontrado oyendo música clásica, o el soul más clásico que te puedas imaginar. Y es que de vez en cuando, a nadie le amarga un dulce en forma de sonidos bellos, sobreproducidos y construidos para agradar a una mayor parte de oidos "no musicales".

ADELE con su "21" ha creado un disco de soul con tintes pop al estilo Duffy pero con algo más de calidad y pureza. Con una temática donde predomina la ruptura, el desengaño, la mirada hacia atrás viendo un pasado que ya no volverá.

Con un sonido y un tratamiento de la voz más maduro que en su debut "19" de 2008, nos entrega un album lleno de baladas donde la voz y el piano se bastan y se sobran para emocionarnos.

Un superventas ideado para todos los públicos, que ha conseguido vender discos como hacía tiempo no se veía ni siquiera con las estrellas pop juveniles prefabricadas por Disney Channel.

Pero sobre todo, TORI AMOS con "Night of Hunters" ha creado un disco inabarcable.

He llegado a leer que el disco puede tener dos lecturas. Una facil y otra dificil.

La fácil se centra en una ruptura amorosa, y los pensamientos que tiene ella en un corto espacio de tiempo desde el anochecer hasta que amanece, tratando la dualidad hombre/mujer - cazador/presa - música clásica/música moderna.

Pero la lectura díficil ya habla de personajes mitológicos, situaciones épicas, metáforas.... y su escucha se debe hacer mientras se lee el libreto.

Pero centrémonos en la música.

Primero el sello que lo publica nos da una pista. Deutsche Grammophon. El sello de la música clásica, y que solo muy de vez en cuando publica algún disco de algún artista pop o más bien algún disco de música popular.

Aunque en esta ocasión, se entiende la elección. Tori Amos, toma partituras clásicas (Bach, Schubert, Chopin, Debussy...) y las deconstruye a su manera. Con su voz, con su piano, en acústico rodeado de instrumentos de cuerda y de viento.

El disco es bello hasta decir basta, bello y enigmático, e inesperado. Nadie se esperaba de Tori Amos un disco tan monumental en esta etapa decayente de su carrera (sus últimos discos apenas tenían un aprobado justito).

Otro acierto es la colaboración en las voces de su hija Natashya, que son una verdadera gozada.

En definitiva, un disco precioso y dificil, pero las cosas difíciles se disfrutan mucho más cuando se logra el objetivo.


Comentarios