Sonidos de América Latina - VOL 37 - FITO PAEZ "El amor después del amor" (1992)


Empezando por los contras y luego ya todos los pro.
Portada fea, fea, fea, fea, fea... Esa mirada y esa pose de actor porno barato. Vaya fallo. Igual se quiso quitar su pose cultureta con sus gafas y eso, pero se pasaron de frenada.

Luego, das el play y el disco es una gozada, una super producción musical con los mejores músicos latinos y americanos que se pudieron encontrar (Charly Garcia, Spinetta, Calamaro...os suenan de algo??)

Es un disco de amor, un disco conceptual dedicado a su Cecilia Roth. No es que sea mi temática favorita, siempre me han gustado más los discos sobre desamor e historias rotas, creo que se componen mejores letras en ese estado que en el de enamoramiento.

Pero aquí Fito y su compañia tiraron la casa por la ventana y a parte de las letras, musicalmente el disco suena increible con mil detalles, con medios tiempos que te van llevando.

Otro clásico que pasa por estas páginas, tras Spinetta, hoy Fito y el siguiente un tal Ruben Blades, ahi es nada...

Un poco de tracklist, un repaso al disco en su 25 aniversario y un recordatorio sobre la temática del disco más aclamado de Fito y uno de los mejor posicionados en las listas de los mejores discos latinoamericanos de la historia.


Fito Paez* ‎– El Amor Después Del Amor

Sello:
WEA ‎– 4509-90414-2, WEA ‎– 7-4509-90414-2
Formato:
CD, Album 
País:
Fecha:
Género:
Estilo:

PistasOcultar Créditos

1El Amor Después Del Amor
Voice [Additional] – Claudia Puyó
2Dos Días En La Vida
Voice [Additional] – Celeste CarballoFabiana CantiloFabián Gallardo
3La Verónica
4Tráfico Por Katmandu
Voice [Additional] – Antonio Carmona
5Pétalo De Sal
Guitar – Luis Alberto SpinettaVoice [Additional] – Luis Alberto Spinetta
6Sacha, Sissi Y El Círculo De Baba
Clarinet – Daniel Melingo
7Un Vestido Y Un Amor
8Tumbas De La Gloria
9La Rueda Mágica
Composed By – Charly García*Electric Guitar – Guillermo Vadala*Voice [Additional] – Andrés CalamaroCharly García*
10Creo
11Detrás Del Muro De Los Lamentos
Bass – Chucho MarchandGuitar – Lucho GonzálezPerformer [Palms] – Carlos NereaVoice [Additional] – Mercedes Sosa
12La Balada De Donna Helena
13Brillante Sobre El Mic
Guitar – Gabriel Carámbula*Voice [Additional] – Andrés CalamaroFabiana Cantilo
14A Rodar Mi Vida
Lead Guitar – Ariel Roth*

Compañías, etc.

Créditos



Aprovechando el 25 aniversario de este disco, volvió a boca de todos y se volvió a recordar a uno de los mejores discos latinoamericanos de la historia y el más valorado de la extensa carrera de Fito Paez. Asi hablaban de ello en diariouno.com.ar



Iremos hacia el disco más exitoso del rock nacional, "El amor después del amor" de Fito Paez, porque si bien recordamos a los Beatles, por los 50 de "Sargent Pepper", también un primero de junio, pero de 1992, llegaba en nuestro país, aquel trabajo inspirado en gran parte por la rubia debilidad que el flaco de Rosarioencontró en la actriz Cecilia Roth. Sin dudas, la musa inspiradora de aquella obra que elevó al rosarino al podio de los "rock stars argentos", y si bien Cecilia Roth es toda una chica Almodóvar, para nosotros, quedó grabada a fuego por su cercanía con Fito.
Allá en el inicio de los 80, Fito tuvo mucha fama, fue el hijo predilecto de Charly y Spinetta, pero, tuvo un bajón anímico y económico, y en plena hiperinflación Alfonsinista , quiso abandonar el país. En el medio de todo aquello grababa "Tercer mundo", que salía en 1990, y luego viajó al exterior desencantado, pero, estando sin rumbo en aquel recorrido europeo forzado, recibía un llamado que le contaba sobre el éxito de su "Tercer Mundo", decide regresar y girar por el país, y ya en en 1991, después de un año de tocar aquel disco, Fito fue a José Ignacio, Uruguay, a una residencia llamada, "La casita", cerca de la playa, la idea era demear el nuevo álbum del cual tenía algunas canciones , Twetty Gonzáles, que había colaborado en la producción de "Giros", "Ciudad de pobres corazones" y "Ey", también recordó alguna vez en entrevistas, que fueron unos 11 días de intensa inspiración del rosarino, y también recordó que: "En esa época no se grababa con computadora, así que fuimos con 500 kilos de equipos, 16 teclados, máquinas de ritmo, trabajamos de dos de la tarde a tres de la mañana, ni íbamos a la playa. Yo tiraba un loop y Fito componía encima", declaró Tweety Gonzáles. Y aquel disco tuvo varios temas inolvidables y emblemáticos, uno de ellos fue "Un vestido y un amor", y el mismo Fito, años atrás en un show en el Planetario de Bs. As., recordaba esto: "Esta canción surgió una noche, yo no tenía ni 30 años. Estaba desdentado y terminé en la casa de una mujer que nunca pensé que me fuera a dar bola. Era la mañana y ella quería que me fuera." Pero como no se resignó a hacerlo, Fito tomó un pianito que encontró en las inmediaciones de ese departamento y escribió, en menos de una hora, una canción para ella. La canción era "Un vestido y un amor" y la mujer, Cecilia Roth. Las margaritas y el mantel.
El amor después del amor, fue la obra maestra de Fito Paez, quien para aquel proyecto que terminaría vendiendo miles de discos, contó con el apoyo de Warner (unos 150 mil dólares para la grabación), más la producción del británico Nigel Walter y el chileno Carlos Narea, y Carlos Villavicencio en arreglos. La grabación de metales y cuerdas se hizo en Abbey Road, se mezcló en Air, los estudios de George Martin en Picadilly Circus, y una banda de grandes músicos se encargó de los instrumentos: Ulises Butrón, Guillermo Vadalá, Daniel Colombres e invitados ilustres como Mercedes Sosa, Spinetta, Charly, Calamaro, Osvaldo Fattoruso, Claudia Puyó y Fabi Cantilo entre otros. En sus charlas previas a la salida del disco, el círculo íntimo de Paez confiaba tenían entre manos algo increíble, así 1992 fue el momento del éxito definitivo para Fito, quien años atrás comentaba que aquel suceso lo tomó por sorpresa, ya que de repente un día se levantó y estaba llenando estadios y vendiendo miles de discos, de hecho con más de 750 mil copias vendidas, es el disco más exitoso en la historia del rock nacional. Así triunfaba ese "talentoso por siempre", según lo calificó Charly Garcia, un chico que empezó a tocar para ganarse algunas chicas, y que terminó convirtiéndose en un personaje icónico de la poesía y el rock de este lugar del mundo, y claro también en un ídolo con sus genialidades y sus miserias expuestas en esta descarnada y "redsocializada" actualidad. Pero volviendo a 1992, aquel disco expuso tal vez su mejor tema: Tumbas de la Gloria, el cual según sus palabras: "va a ser mi tumba, me va a costar muchísimo tiempo hacer un tema como ese, es uno de esos picos que uno tiene en la vida, me va a costar mucho superarla".


"el amor después del amor" (en 2012)



Aunque parece que es un secreto a voces, deciros que "EL AMOR DESPUES DEL AMOR" está dedicado a su pareja Cecilia Roth (yo me enamoré de ella en "Martin Hache").

En elcomercio.pe así hablaban de este concepto del disco antes de que Fito Paez tocase en Lima.

La primera vez que vio a Cecilia RothFito Páez era el voyeur de su futuro amor. Ella aparecía rotunda e implacable en el ecran. Era 1983 y ella vivía en España. Fito, en una sala de cine en Argentina, veía “Laberinto de pasiones” sin saber que años después acabaría dedicándole casi en exclusividad el disco que terminó de lanzarlo a la fama: “El Amor Después del Amor”, el mismo que lo trae de vuelta a los escenarios peruanos esta noche.
Fito y Cecilia se conocieron en persona en 1991. Ella ya vivía en Argentina, a donde había regresado para recuperarse de las secuelas de una hepatitis. Su plan era quedarse por poco tiempo, pero acabó enamorada. Él era el niño prodigio del rock rioplatense. Estaban en Punta del Este, en una fiesta de disfraces en la que él usó una sola frase para conquistarla: “Nena ¿me servís vino?” Ella era una mujer casada.
Cecilia había contraído nupcias en Argentina. Era su segundo compromiso luego de haber estado con un fotógrafo vasco en España. Gonzalo Gil, su esposo en tierras gauchas, empezó a ver cómo su esposa aceptaba invitaciones al cine de un flaco pelucón y decidió hacerse a un costado. Cuando rompieron, Fito estaba ahí. Le cantaba “Un vestido y un amor”.
Fito también era un corazón roto y entre ambos se parcharon. El cantante la pasaba mal. Ese día surgió aquel tema de las margaritas del mantel: “Esta canción surgió una noche, yo no tenía ni 30 años. Estaba desdentado y terminé en la casa de una mujer que nunca pensé que me fuera a dar bola. Era la mañana y ella quería que me fuera”, ha contado Fito veinte años después. Él no quería irse. Encendió un cigarro, se sentó en el piano del hermano de Cecilia, que andaba arrinconado en el departamento, y creó.
Ese fue el inicio de todo un disco que incluye clásicos del rosarino como el que da nombre del álbum, o “Dos Días en la Vida”, que canta a su ex reescribiendo la historia de Thelma y Louise. O “La rueda mágica”, en la que su maestro Charly García tuvo a bien cederle algunos acordes. O “Pétalo de Sal”, con guitarras a cargo del ‘Flaco’ Spinetta.
De golpe Fito se llenó de dinero. De ir a grabar en bus, pasó a recibir millones. El disco más vendido en la historia del rock argentino y la fortuna del cantautor eran obra de una mujer: “Conocí a una mujer maravillosa que me cambió la vida. Se llama Cecilia Roth. Como yo no hago los discos aparte de mi vida, quedó todo el colorido de esta relación en mi último elepé”, dijo cuando lo lanzó.
En 1999, siete años después del disco, adoptaron a Martín y se casaron. En ese orden, empezaron a armar una vida común que finalizó cuando Fito y Cecilia empezaron a trabajar juntos. Hay quien echa la culpa a los desencuentros que produjo la filmación de “Vidas privadas”, la ópera prima del ahora también director de cine Fito Páez. Poco a poco se fueron distanciando. Argumentaban que por cuestiones de trabajo ella debía pasar temporadas fuera de Argentina, pero cuando ella volvió al país, él se fue a vivir a un hotel. Anunciaron su ruptura, finalmente, a mediados del 2002.
Pero para ellos el amor no se ha acabado. Ella sigue junto a su hijo y él encontró a una actriz llamada Romina Ricci, de la que se separó para salir con una periodista. Sin embargo, Fito y Cecilia (a quienes Sabina dedicó una canción con el nombre de la dama en el “Enemigos íntimos” de 1998) siguen teniendo una relación de afecto y se sienten “unidos para siempre”, “hermanados”, según dicen. Así es para ellos el amor después del amor.

Comentarios