jueves, 3 de diciembre de 2015

Capítulo 166. Frases escondidas en canciones. Hoy....LES PHILIPPES y EL INQUIETO ROQUE.



En los estancos no se puede fumar, en las panaderías se puede comer pan (Les Philippes)

Dos grupos que, salvo error, creo que ya andan disueltos. Y es una lástima, ya que Les Philippes por fin decidieron pasarse al castellano, y ganaron bastante con el gran "odisea ultramarina" (08)
Aunque no es muy habitual en estas entradas de frases escondidas en canciones, me apetece recomendar este disco y pegar lo que se dice de él en la web de Bcore disc.

Delicioso es la palabra que define el sabor que Les Philippes le dan a toda la música que crean. Su delicadeza, su transparencia, su clase, virtudes que han ido curtiendo desde su lejano debut, hace ya tres discos. Les Philippes siempre han sido, y seran, un grupo de pop exquisito, sencillamente elevado, suavemente forjado. Empezaron cantando en inglés en \"Philarmonic Philantropy\" (BCore, 03), producido por Mark Wirtz y alabado por prensa y público, con canciones de sabor añejo y preciosas melodías a cuatro voces. En el siguiente \"Les Philippes & The Empty Characters\" (BCore, 05), encontraron una identidad en las letras en castellano que decidieron no abandonar, y presentarnos en su totalidad con este flamante y brillante \"Odisea Ultramarina\". Odisea porqué el proceso de elaboración y grabación de este disco ha sido a fuego lento, como las grandes obras necesitan; y Ultramarina porque es en Ultramarinos Costa Brava, el ya legendario estudio de Santi García, dónde el artífice del sonido post-hardcore moderno estatal se ha submergido en las canciones a la búsqueda de un tesoro que sí ha sabido encontrar. La historia de unos marineros que explican sus visiones del mundo que les rodea y quizás asusta (el terrestre) en \"En los estancos no se puede fumar\" y del que les maravilla (el oceánico) en \"Philippe Aronnax\"; historias de amor y viajes en \"1, 2, 3, ficción!\" o \"Siempre quise llevar sombrero\", o el homenaje marinero de \"Las aventuras del abuelo Rogelio\", con la colaboración del grupo de habaneras Llops De Mar, de Sant Feliu de Guíxols. Es la propia historia de estos cuatro chicos con una sensibilidad excepcional, con un carácter inquebrantable que mira el lado bonito de las cosas aunque a su alrededor lluevan guitarrazos y bombos de pista de baile, inmobiliarias inmorales, chorizos de barrio y vegetales surreales. Su genialidad es trabajada, y sus canciones perlas encontradas en los confines del océano.

Y para que vean que todos nos equivocamos y no se puede seguir a todos los artistas, veo que El Inquieto Roque, sigue en activo (me corrijo, disculpen) y en 2015 ha sacado "3D" a través de Rock Indiana y así hablaban de él en Efeeme.com

Es conocido que en la Comunidad Valenciana hay una escuela de talentos que encajan melodías en guitarras con suprema facilidad y consistencia. Quizá sin abarcar un público desmesuradamente amplio, con un ámbito de actuación muy local, pero llenos de una suprema energía y de una luminosidad desarmante. De Los Huracanes a Los Sostenidos, de Doctor Divago a Los Brujos, hay una línea que no parece descansar y que de vez en cuando ofrece magníficos frutos. Uno de ellos es El Inquieto Roque, que proclama en su reciente “3D” una seductora apuesta por el relieve y el cromatismo. De hecho, la portada viene acompañada de una de esas antiguas gafas bicolores y su primer tema es un prólogo perfecto para vestir esas canciones con la vitalidad de pequeños clásicos.
El proyecto de Roque Esteban –que desde Los Relevos en 1990 se ha embarcado en múltiples iniciativas– destaca por las armonías vocales en un espectro que va de los Beach Boys a Canovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán y que planea sobre letras cotidianas; las tribulaciones de un ejecutivo ante su frenética actividad o la visita a un burguer se ven realzadas por coros de trazado celestial. Muy a la manera de Rodrigo García –esos medidos fraseos melódicos entre la ilusión y el cinismo– tenemos ‘Hay algo muy dentro de mí’ o ‘Marcoslandia’, aunque tirando largo hay un recorrido que puede ir de Jeff Lyne a Jellyfish.
En esencia, la mayor parte del álbum discurre por estos derroteros y por la temática amorosa, el bordado al doblar las voces en ‘Cada día’ o la ambivalencia entre amistad y amor de ‘Tengo algo que decirte’ aparecen como modelo de las estructuras comunes a los quince cortes, pero tanto más valor tienen las canciones que guardan una pequeña sorpresa, ese toque a lo Cooper de ‘El principio del final’, la guitarra que se vuelve psicodelia en ‘Un rayo de luz’ y sobre todo la impoluta canción del verano que es ‘Me siento transparente’, válida porque ya casi nadie construye con la facilidad de Fórmula V.
No va a abrir nuevas líneas en el pop español, pero un suculento menú de canciones con sangre pop, cierta ironía y bien cosidas en sus voces e instrumentos nunca están de más. Sobre todo si son como estas, de tan certera emoción.  

Grandes emociones inéditas cosquillean mi núcleo, en la oscuridad solo pido que estés en mis días (Les Philippes)
--
Por debajo del nivel del mar hay menos parásitos que vigilar (Les Philippes)
--
Las beatificaciones no son como en tiempos ancestrales, ahora las regalan en cajas de cereales (Les Philippes)
--
Curas inmorales en la conferencia episcopal especulan con el precio de las parcelas celestiales (Les Philippes)
--
Voy a emprender este viaje sin ti, tal vez se me haga largo, todo este tiempo apoyándome en ti y ahora casi me caigo (El Inquieto Roque)
--
Voy a experimentar con un oso polar el porqué de tu comportamiento (El Inquieto Roque)
--
Estoy convencido de que todo ha sucedido por una buena razón (El Inquieto Roque)
--
No quiero ser tu Plan B (El Inquieto Roque)
--
Esperaba tantas cosas que el destino se guardó (El Inquieto Roque)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sonidos de América Latina - VOL 84 - MANO NEGRA y MANU CHAO

Feliz verano amigos!!! Con esta entrada terminamos la temporada de "SONIDOS DE AMERICA LATINA". Desde septiembre a julio hemo...