Ir al contenido principal

Sonidos de América Latina - VOL 49 - RICARDO ARJONA "Historias" (1994)

Seguro que no apostarían a que Guatemala aparecería por aqui.
Primero porque asi de primeras no existen grupos famosos guatemaltecos de rock o pop, que hayan tenido repercusión.

Y segundo, porque si por casualidad sabías que RICARDO ARJONA es de Guatemala, si me conoces pensarías que no hablaría de él y que no me gusta nada su música.

Os comprendo, de primeras yo pensaria lo mismo y hace unos años me lo recomendaron y ufff, tardé mucho en decir "venga, voy a intentarlo", me daba mucho reparo ponerme a escuchar a un cantante latino que yo asociaba a la melodía romántica heredada de Luis Miguel.

Pero estaba equivocado. Primero, su voz no me desagrada como pensaba que iba a hacerlo, y de repente escuchándolo veo que poco a poco lo posiciono más al lado de Ismael Serrano que de Luis Miguel y poco a poco me voy centrando en sus letras.

Hay amor, como no, y mucho, pero tambien desamor, injusticias, ese homenaje a la mujer madura, canciones sociales....

Sin volverme loco como para verle en directo o apuntarme a su club de groupies, he de reconocer que escuchar a Arjona es algo que merece la pena, y que te da cierta paz y tranquilidad que viene bien de vez en cuando.

Con "Historias" dio el salto definitivo de popularidad y reconocimiento, y no hay nada más que ver la nómina de artistas que participan para ver como la compañía apostó por este disco y gracias al marketing y a las buenas canciones, "Historias" es su disco más popular.


Epic ‎– EPC 477165 2, Epic ‎– 42-477165-10
Formato:
CD, Album 
País:
Fecha:
Género:
Estilo:

Pistas

1Sí Yo Fuera4:26
2Señora De Los Cuatro Décadas5:05
3Casa De Locos2:59
4Historia De Taxi6:44
5La Noche Te Trae Sorpresas4:09
6Amor De Tele3:17
7Te Conozco4:09
8Historia Del Portero5:11
9Realmente No Estoy Tan Solo3:51
10Del Otro Lado Del Sol4:42
11Me Están Jodiendo La Vida4:28
12Ayudame Freud6:24
13Libre3:28
14Chicos De Plástico4:17

Créditos



Y antes de repasar el disco, me ha gustado este artículo lleno de acidez y humor, extraído en www.soho.com y que viene a titular como "REIVINDICANDO A ARJONA".


¿Cuándo fue que dije que Ricardo Arjona era algo así como Sabina después de la lobotomía? ¿Lo dije en esta revista? Paciencia: todo tiene su explicación.


Quería contrariar a la gente que va al gimnasio, y a la gente que va al gimnasio le gusta Ricardo Arjona. Es que a todo el mundo, vamos a decirlo, le gusta Arjona. Bueno, a medio mundo. Ya veremos cómo es este asunto de las mitades. (Reinvindicación del misionero en el sexo)
Arjona cantaba por las monedas de los transeúntes en la peatonal argentina Florida y ahí lo tienen, es una verdadera superestrella. En la Argentina hizo un ciclo de 35 shows en el Luna Park: 245.000 personas. Y eso solo en la Argentina. ¿Han comprendido que el American Dream es posible? 
Arjona, como si esto fuera poco, puso a Guatemala en el mapa. A ver, los lectores no guatemaltecos de esta revista, concéntrense… Guatemaltecos mundialmente famosos que estén vivos, comenzando: ¡Ya! Ricardo Arjona, Rigoberta Menchú, eh, ejem… Tic tac, tic tac… ¡Tiempo! Dos respuestas correctas. Una vez estuve en Guatemala, al cabo de un viaje en bus por Latinoamérica para SoHo, y conocí a la chica más linda del mundo. Me preguntó si me gustaba Arjona. Le dije “claro, cómo no me va a gustar”. Me dijo “a mí me encanta, y además es guatemalteco”. A la chica más linda del mundo, que es guatemalteca, le gusta Arjona. (Reinvindicación del palillo de los dientes)
En una canción llamada De vez en mes, Arjona le cantó a la menstruación. ¿Conocen algún otro cantante romántico que lo haya hecho? Arjona lo hizo. Allí dice, por ejemplo: “De vez en mes / te haces artista / Dejando un cuadro impresionista /Debajo del edredón”. Allí dice, también: “De vez en mes / la cigüeña se suicida / y ahí estas tú tan deprimida / buscándole una explicación”. Si no les gusta, muéstrenme otra canción —mejor o peor, da lo mismo— sobre el mismo tema. No cuentan bandas punk.
Fito Páez tuvo una pelea mediática con Arjona. Polemista experimentado, Fito salió a buscarlo con toda la fe del mundo… y lo encontró. Vamos a decirlo claramente: Arjona lo destrozó. Ni el más acérrimo de los fans de Fito pudo dejar de reconocerlo. Fito tiró la primera piedra cuando dijo: “Si la ciudad [Buenos Aires] le da 35 estadios Luna Park a Arjona y a Charly García le da dos, tenés que pensar qué significan la política, los diarios en esta ciudad, en la que hay valores que fueron aniquilados”. A través de una carta al diario Clarín, Arjona le respondió: “El señor Fito Páez habla de aniquilación cultural y me menciona. De forma sospechosa señala el inicio de este problema en su país casi de manera simultánea con el descenso claro de su capacidad artística (…).

Quiere decir entonces que: si las cosas no le pasan a él, de manera automática pasa el mundo a ser responsable directo del fenómeno (…). Puede ser que usted mismo se crea su farsa de intelectual osado, pero detrás de su arrogancia habita el irrespeto dictador de creerse dueño de las decisiones populares (…). La música no pertenece a las competencias de atletismo donde se miden las capacidades contra reloj, es un asunto de gustos y de emoción. Ante los cinco sentidos de cualquiera que los tenga exactos, sus comentarios no serán más que un alarde melancólico, visceral y resentido de alguien al que solo le queda hablar (…). Ya quiso usted ser Charly García, después quiso ser Almodóvar. Lamentable lo suyo, señor. Lamentable lo suyo, señor, lamentable, pero por sobre todo… triste.” Knock Out. (Reinvindicación de la mortadela)
Arjona, está claro, no tiene medias tintas. No es un apóstol del buen gusto ni un tibio socialdemócrata de la canción como Jorge Drexler o Kevin Johansen, que no pueden disgustarle a nadie. Arjona, amigos, tiene sangre en las venas. Por si hiciera falta decirlo, no es cool ni tiene la más mínima pretensión de serlo. Le importa tres carajos la aprobación de la clase media con pretensiones intelectuales. No escribe para la izquierda ilustrada. Arjona polariza: lo suyo no es, ni mucho menos, música funcional. Si toma martinis, lo hace después de componer y no durante. Hagan la experiencia de viajar en ómnibus con un chofer al que le gusta Arjona: verán que la mitad de los pasajeros canta sus canciones, verán que la otra mitad se quiere matar. Eso es un artista.
Ahora, el argumento más poderoso de todos: a Arjona le gusta Sandro. Es más (es mucho más): la última grabación que conocemos del Maestro fue como invitado en un disco de Arjona llamado Quién dijo ayer, donde cantó el tema Realmente no estoy tan solo.

Sandro grabó muy pocas participaciones en discos de otros artistas. Si aceptó grabar en el disco de Arjona, por algo será. Parece una ironía, pero la letra de la canción que Arjona grabó junto a Sandro dice “Realmente no estoy tan solo, quién te dijo que te fuiste”, y eso, exactamente eso, es lo que nos pasa a los que amamos a Sandro. Como yo. Y como Arjona.


"señora de las cuatro décadas"


Para finalizar os dejo con esta crítica del disco sacada del blog molesto.wordpress.com

Todo aquello que no me gusta de Ricardo Arjona está presente en este cd de 1994: teoría de los dos demonios aplicada sin disimulo, simplismo, ausencia de matices, metáforas ridículas y manipulación emocional. Y si tengo que confesarlo (bajo amenaza de muerte) digo que este es uno de mis cds favoritos.
Por aquellas fechas yo ostentaba diez años de vida y creía saber todo lo que había que saber sobre los Power Rangers. Mi Florencio Varela querido me brindaba todo aquello que necesitaba para sobrevivir, las presiones del mundo moderno apenas me alcanzaban y creo que me importaba el fútbol. En la radio comenzó a sonar Señora de las cuatro décadas y las mujeres (como mi madre) andaban muy interesadas en el cantautor de tamaño despropósito. La melodía, el juego de palabras, el salir un poco del esquema común hizo que me gustara pero fue Historia de un Taxi la que me conquistó. El humor, la descripción acertada, la narración y todas esas pequeñas cosas que esconde esta canción hicieron que me viera totalmente interesado por este muchacho Arjona. Del que no sabía nada.
Un amigo que hoy escucha Metallica a todo volumen mientras compite con su hermano a ver quien tiene los mocos más viscosos, me pasó el casette. Sí, el casette. De repente me siento de ochenta años. De más está decir que me encantó su humor nada ingenioso, las historias estereotipadas y la metáfora sencilla y al pie.
Charles Dickens sabía cómo influenciar a sus lectores, entendía sus emociones y jugaba con ellas de acuerdo al efecto que desea que tuvieran. Reían por él así lo decidía y pasaban al llanto agudo porque no podía ser de otra manera. Arjona es un poco así. Los profesores de literatura podrían vomitar pero, la verdad, es que no hay quien niegue su conocimiento del mercado.
¿Qué encontramos en Historias? Idealización de la pobreza como signo de honestidad, el Pueblo trabajador dominado por los Poderosos (Si yo fuera, Historia de taxi, Historia del porteroMe están jodiendo la vida); el poeta como un bohemio sensible (Casa de Locos), perseguidor de causas perdidas (Si yo fuera) que, debido a su hipersensible capacidad de observación, sufre las presiones del mundo capitalista cruel (Libre, Me están jodiendo la vida); hay una fuerte crítica al mundo occidental (Chicos de plástico siendo la más obvia pero también en Historia de un taxi, Me están jodiendo la vida). Por supuesto, que no podemos olvidar los amores imposibles, fuertes, arrebatados, peligrosos y siempre sublimesnuncasutiles (Amor de tele, Realmente no estoy tan solo, Te conozco y Señora de las cuatro décadas).
Pero también está el humor! Arjona es un gran creador de divertimentos musicales (Casa de locos), bromas chabacanas (La noche te trae sorpresas) y sátiras políticas (Historia del portero). Y las cuotas humorísticas también se dejan ver en las otras canciones; frases como “más sólo que un rubio en Harlem” (Libre) no pueden sino ser tomadas como licencias por parte del autor o “si fuera rey de Inglaterra / empezaría por devolver las tierras / que se las han robado / a los que no pueden darles guerra” (Si yo fuera). Me lo imagino al bueno de Ricardo, todo divertido y feliz, dejando caer estas pequeñas perlas en el que se convertiría en su primer album best seller. Lamentablemente, estos pasos de comedia han ido disminuyéndose con los años y casi parecen resumidos a un sólo tema por album y casi ninguna perla escondida, cosas del marketing supongo
No pienso gastar tipeo en cosas tan insoportables como Del otro lado del sol (un golpe bajo tras otro) o Ayúdame Freud (otra generalización idiota).
Sin ser perfecto, ni pretenderlo, vuelvo a Historias de vez en cuando, con una sonrisa, feliz de reencontrarme como un niñato de diez años, que creía saberlo todo de Power Rangers.

Comentarios